Epidemia de Rabia

Desde hace varios años vivo en esta gran ciudad costera que se ha convertido en una cede cosmopolita en la pasada década lo que ha hecho de este lugar un destino mundial para la diversión juvenil y adulta donde los habitantes y visitantes disfrutan de los  placeres de la vida a tal grado que se dice que aquí es la tierra de nunca jamás ya que los adultos que aquí viven –la mayoría- optan por nunca ser totalmente adultos. Este es un lugar donde a decir verdad nosotros somos de las pocas familias que aquí  viven ya que la mayoría de los habitantes de este lugar son solteros o parejas abiertas.

Este boom que se ha llevado a cabo en la última década se debe también a que se ha vuelto una ciudad donde se ha desarrollado mucho la “glamurosa” industria cinematográfica por lo que es común tener grandes premieres con grandes artistas relativamente seguido. Si bien esta ciudad es una llena de placeres, es de saber que el exceso de placer descompone al cuerpo humano lo que eventualmente requiere de atención, razón por la cual abrimos un centro de análisis clínicos de bajo costo, una apuesta que nos benefició de manera espectacular, por lo que abrimos toda una cadena de ellas. Debido al gran éxito que nos han dado estas clínicas – éxitos debido a los excesos de las personas- podría retirarme el día de hoy y vivir como rey toda mi vida, no solo yo sino que mis hijos y nietos – mis bisnietos tendrían probablemente trabajar un poco-.

Este glamur sin tope y la vida sin ningún tipo de preocupación fue puesta a prueba severamente en los pasados cuatro meses debido a que se desencadeno una epidemia de rabia donde perdieron la vida al menos 100 personas, incluyendo 5 individuos muy famosos.

Si bien esta ciudad cuenta con un alto grado de enfermedad, sobretodo de carácter viral, no es una que cuente con nada que cause problema fuera de la conducta desenfrenada personal de muchas personas, por lo que esta epidemia de rabia fue una que casi deja a la ciudad en ruinas y abandonada.

el primer caso se reportó en las afueras de la ciudad en un poblado pobre que se encuentra cerca de un puerto industrial donde cuatro personas murieron de rabia en un rango de tres días. Esta noticia fue notada por el público general pero desechada a la “conducta  irresponsable de los pobres”  ya que estas cosas no pasan en ciudades prosperas y menos en una tan prospera como esta donde el ingreso promedio por casa anual rebasa los 10 millones de dólares por persona. Tan solo tres semanas después hubo un gran brote  de rabia en nuestra ciudad donde murieron 15 personas en 5 días, 10 de las cuales eran de las más acaudaladas de la ciudad.

El desastre continuo hasta que llego con el causante de esta epidemia, un murciélago que llego en un barco proveniente de África.