Lo mejor de la vida

A lo largo del año se trabaja realmente muy duro por ello los días en que se puede descansar son tan esperados por todos y más aún los periodos vacacionales en los que se tiene la posibilidad de viajar y dejar la rutina, estrés y deberes en casa, el trabajo o en casos como el mío de las tareas escolares pero si estos fuesen interrumpidos por un inconveniente del cual no eres responsable o simplemente no puedes evitarlo pues yo he pasado por esto y te digo que se siente y una gran decepción sin contar la frustración tan amarga.

En mis pasadas vacaciones sucedió que mis papás organizaron con la debida anticipación un viaje en el que decidieron ir a la playa, yo muy emocionada al ver que ellos alistaban todo lo necesario para irnos empaque todo lo que requería para emprender por la mañana muy temprano el viaje, por la inquietud casi ni dormí, cuando aún era de madrugada subimos al auto rumbo a Veracruz, unos minutos después de salir me quede profundamente dormida no sé por cuanto tiempo pero me despertó un ensordecedor sonido de claxon y lo primero que vi fue que nos encontrábamos en medio de un gran embotellamiento en la carretera sin poder movernos y desconocíamos la causa.

Estuvimos por varias horas esperando a que nos permitieran continuar el viaje, ya todos estábamos desesperados por no poder hacer nada al respecto cuando por fin después de tanta tensión pudimos avanzar muy lentamente pues estaban desviado el flujo del tránsito con unos trafitambos pero al pasar por ahí no pude evitar voltear a ver qué fue lo que ocasiono todo el alboroto, note que había una serie de autos severamente golpeados, ya los habían orillado mientras una grúa hacia trabajos para desocupar los demás carriles, las patrullas y ambulancias estaban por todas partes, se veía bastante impactante.

Como tardamos más tiempo en llegar al hotel y afortunadamente mi papá hizo todo lo posible para que nos respetaran la reservación aunque tuvo que pagar una penalización por no haber ocupado la habitación a la hora señalada, después de este otro incidente me sentía muy cansada por el trayecto y me recosté sobre la cama, tome el control de la TV para ver el noticiero pues quería saber si decían que había pasado en la carretera, dijeron que el conductor de una pipa de agua se quedó dormido y choco haciendo una gran carambola con trece autos y dos camionetas que estaban adelante de su paso, aunque desafortunadamente el conductor imprudente se dio a la fuga, no hubo pérdidas humanas solo varios heridos, mi mamá sin decirme nada apago la tele pues no le gusta ver este tipo de programas ya que se altera y me mando a dormir mientras ellos salieron a la tienda a decir verdad no se para que pero yo tarde bastante para poder quedarme dormida.

Al día siguiente salimos a divertirnos a la playa, por fin tuvimos el tan deseado descanso que esperamos durante todo el año, mi padre me enterró en la arena, fue muy gracioso pero después de un rato casi olvida que yo aún estaba ahí sin embargo mi madre se dio cuenta y lo regaño; puedo comentar que estas han sido las vacaciones más peculiares que he pasado, pero como todo lo bueno tiene un final este paseo también concluyo y debíamos regresar con tal suerte que no sorteamos ya ningún contratiempo.

El sufrimiento llego a casa con nosotros pues nos ardía la piel de tanto que nos quemamos por estar bajo el sol sin retocarnos la aplicación de bloqueador solar, por lo que no pudimos dormir pues hasta el roce con las sabanas era molesto, pero nadie nos quitó la diversión.